¿Cómo obtenemos nuestra energía? El campo vibratorio

Ayer disfruté mucho de la sesión (presencial) de POWERPLAN, el revolucionario programa entrenamiento de Rubén Turienzo por el que en 80 días lograrás tus objetivos (la “vuelta al mundo”, a tu mundo”). Como dice Rubén, “es el momento de alcanzar tus metas”.

Durante más de dos horas estuve hablando de ‘Liderazgo pospandémico para emprendedores’. El Liderazgo para triunfar en esta crisis, dentro de un cambio de era (el talentismo), que aprovecha la tecnología y la globalización con un enfoque de excelencia (superar las expectativas del cliente) y de productividad (atraer, fidelizar y desarrollar el talento del equipo).

40 participantes [email protected] de entusiasmo y compromiso. Docentes como Eva en Zaragoza o David “Tuba” en el conservatorio, emprendedores como Mané y Marina, expertas en Inteligencia Emocional como Isabel (Grow with Emoctions) o Gache (fotógrafa de élite), directivas de Indra o Repsol, abogadas como Susana y antropólogas sociales como su hija… un grupo humano sensacional, a contracorriente del pesimismo que nos invade en esta “sociedad del espectáculo”. Muchas gracias por vuestra acogida, vuestra ilusión y vuestra energía.

Hablando de energía, he estado leyendo ‘EL CAMPO VIBRATORIO. Introducción a la medicina clásica china desde un punto de vista científico’, de Changlin Zhang, profesor de biofísica en las universidades de Hangzhou (China) y de Siegen (Alemania), que lleva más de 30 años investigando el campo electromagnético en el cuerpo humano.

El libro consta de cinco partes:

  1. El mundo de los ciegos (una revisión de “unos ciegos revisan un elefante”). La investigación científica suele funcionar así, dependiendo de la creencia. Necesitamos una física espiritualizada, más allá de la decimonónica, y una psicología y biología materializadas. El átomo no es la partícula fundamental indivisible, porque cuenta con una subestructura. Nada es real salvo el vacío: energía dispersa , difusa, el campo electromagnético. Pensemos en el espectro de ondas electromagnéticas, en la interferencia de ondas, en la estructura invisible de un patrón de interferencia, en la música inaudible o fantasma.

2. Dos cambios de paradigma: uno en la medicina, otro en la ciencia. Podemos ir a la medicina oriental por curiosidad y a la occidental por “business” (desarrollo de la ciencia). Ambas son científicas: función frente a estructura. La “sensación de propagación” (chi): estructura y flexibilidad, anchura y profundidad, dirección y velocidad. La acupuntura es un gran ejemplo de que debemos centrarnos menos en interacciones materiales y más en interacciones energéticas (Bi-Wu Zhang, 1959). Los “científicos ciegos” van descubriendo el arco iris: la medicina electrónica como parte de la fisiología.

3. Desarrollo del concepto de estructura. La estructura disipativa (Ilya Prigogine, padre de la Teoría del Caos, como “Colón moderno”): del sistema aislado al sistema abierto. Ondas estacionarias y superposición de ondas. Comunicación inalámbrica en los sistemas vivos. Cuerpo electromagnético vs Cuerpo químico.

4. Aspectos biológicos de campo y onda. El poder de la resonancia, arraigado en la acústica: acumular energía. La energía se transmite de un cuerpo a otro. Ondas electromagnéticas: dirección, velocidad de propagación, el vacío como canal. Comunicación remota a través de la mente, creencias, aura (de lo religioso a lo práctico). En la medicina china existe el “triple calentador” (pulmón, estómago, riñón: los tres órganos de cavidad).

5. Medir la Coherencia. El fin del reduccionismo, distintas estructuras de pensamiento, I Ching, sistemas complejos y sinergia, integración de los pensamientos oriental, meridional, occidental (tres circuitos culturales: indio, chino, mediterráneo). ¿Cuánta belleza hay en un ballet? Tres estados ideales: caótico, como el de los niños en una guardería (1 + 1 = 2); cristalino, como soldados en regimiento (1 + 1 = 1); coherencia, como un ballet o una orquesta (1 + 1 = 3). Acoplemos los osciladores y los movimientos de energía. Distribuyamos la energía idealizada (de la campana de Gauss a la distribución de Pareto). Utilicemos la coherencia en medicina y atracción sanitaria (la enfermedad crónica como terco atractor extraño).

Changlin Zhang dedica el epílogo a la consciencia, la espiritualidad y la conciencia en la ciencia. Edwin Schrödinger, estructura disipativa de los campos electromagnéticos, limitación de nuestros sentidos y del lenguaje.

Un libro fascinante, no sólo para la ciencia y la medicina, sino también para el Talento y el Liderazgo. Porque el Talento, como bien sabes, se compone tanto de Capacidad como de Compromiso (la energía física, mental, emocional y espiritual que le ponemos a lo que hacemos). Porque el Liderazgo, como Talento para influir en [email protected] demás, es energía inspiradora e integradora, además de imaginación e intución (i4 neuroleader de Silvia Damiano). Así de poderoso es el campo vibratorio.

谢谢 (Xièxiè), Dr. Changlin Zhang, por el esfuerzo de tres décadas condensado en este libro.

La canción de hoy, de Reyko, ‘Spinning over you’. REYKO es el dúo creado en Londres en 2015 por la cantante española Soleil y el productor Igor. Una de Madrid, otro de Barcelona, donde jugó al tenis hasta los 21 años. Su estilo, de alt pop, está influido por Billie HolidayLana Del ReyThe WeekndLordePortishead y Manu Chao. “My head is spinning over you/ I think I’m losing my defenses/ And when I’m standing next to you/ I feel the failure of my senses”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.