Anatomía de la comunicación, con el secreto del temperamento

Domingo de descanso, previo a una semana en la que estará por partida doble con el Human Age Institute (mañana, junto a la Asociación Española de Fundaciones para hablar de Empleabilidad) y en Murcia el miércoles en el CEO Congress.

He estado leyendo ‘Anatomía de la comunicación’ de las Dras. Natalia Gironella (UCM) y Sofía de la Maza (UAM), prologado por mi buen amigo el Dr. Mario Alonso Puig.

A partir de un cuestionario de 25 preguntas con cuatro adjetivos cada una, las profesoras Gironella y De la Mata nos invitan a descubrir nuestro “humor”, nuestro temperamento, Nos transportan al 410 aC, a la isla de Cos, en la antigua Grecia, con Hipócrates, el padre de la medicina. Su patrón característico de los comportamientos de los seres humanos (regido por la sangre, flema, bilis amarilla y negra; corazón, cerebro, hígado y bazo) sigue estando presente en nuestros días.

Su discípulo Galeno de Pérgamo, en el 157 dC, realizó aportaciones en la misma línea. Kant, en la Prusia de 1764, y Carl Jung en Baden, 1895, nos han legado progresos respecto al temperamento. Ya en el siglo XX, William Mourton Marston (1925) en Radcliffe, hoy parte de Harvard, y Claude Robert Cloninger (2021) en el estado de Missouri, contribuyen decisivamente a este enfoque.

De reptiles y neuronas. Natalia y Sofía conectan los tres cerebros (el reptilíneo, el límbico y el neocórtex) con los cuatro temperamentos en la historia de Carlos y Kiko, Rocío y Alba. Sistema de Inhibición Cultural: quisquillosos como Kiko, calmados como Carlos. Sistema de Aproximación Cultural: Resolutivos como Rocío, Alegres como Alba.

Cada uno de los cuatro temperamentos comunica verbal y no verbalmente de forma distinta. El efecto KRAC nos permite conectar mejor con ellos.

Una aproximación muy interesante a la diversidad en la comunicación, como lo es el eneagrama, los estilos de aprendizaje de David Kolb o el DISC. Mi gratitud a Natalia Gironella y Sofía de la Maza por este libro.

Bam Bam, de Camila Cabello y Ed Sheeran

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.