¿A qué se dedica realmente tu compañía?

Quiero acabar el año 2022, tan vertiginoso, con el último número de Harvard Business Review, el nº 6 del volumen 100 que conmemora el centenario de la prestigiosa publicación. En portada, ‘¿A qué se dedica tu compañía?’

Paul Ingram (Columbia) y Yookjin Choi (LBS) escriben sobre el alineamiento de los valores de la compañía con los de los empleados. Los valores son fines en sí mismos y las creencias, los medios para alcanzarlos. El proceso es el siguiente:

  1. Identificar los valores individuales de los miembros de la organización.
  2. Identificar las prioridades de la estrategia corporativa.
  3. Buscar los potenciales valores que inspiran a los profesionales de la empresa.
  4. Valorar esos valores potenciales.
  5. Genera los nuevos valores a partir de esos candidatos a valores.

Este interesante artículo me ha hecho pensar en la importancia del propósito vivido como plasmación de los valores reales (virtudes) y lo esencial que resulta para la empresa contar con un “partner” de talento que seleccione por valores.

En esta línea, Roger Martin, ex decano de Rotman, y Martin Reeves, director del Instituto de Liderazgo de BCG, se plantean la Estrategia en un mundo hiperpolitizadp. Ya no es posible separar la empresa de la política. Los principios cuentan más que nunca.

Ranjay Gulati (Harvard) nos recomienda, para tener perspectiva, mirar retrospectivamente. Los ideales fundacionales deben marcar el propósito y los valores. Los secretos del pasado conducen al futuro. Une a la Comunidad y permanece conectado.

¿Qué ideas inspiran a los CEOs? [email protected][email protected] responsables de Moderna, Mahindra, Walgreens, L’Oréal, Yum China, Celtel , Iberdrola o Pepsico inciden en la importancia de la Estrategia, de la Visión, del propósito compartido, de los criterios de Sostenibilidad, de contagiar de su propia motivación al resto de la empresa.

Toto Wolff y su equipo de Mercedes nos enseñan las lecciones de Liderazgo de la Fórmula Uno a la empresa. Estándares muy honestos, las personas en el centro, analiza los errores incluso cuando ganas, impulsa una cultura abierta y sin culpables, confía en las superestrellas y mantén la autoridad, combate la complacencia continuamente.

Ella F. Washington (Georgetown) detalla las cinco etapas de la madurez de la DEI (Diversidad, Equidad, Inclusión); de la mera consciencia a la plena sostenibilidad, pasando por el cumplimiento, lo táctico y lo integrado.

Tecnologías que van de la predicción a la transformación , por Ajay Agrawal, Joshua Gans y Avi Goldrath (Creative Destruction Lab). IA, de Nueva Zelanda a la Copa América.

‘Cómo hacer bien la sponsorización bien’, por Herminia Ibarra (LBS). Para desarrollar relaciones de carrera productivas, tienes que ser auté[email protected]

‘Mover la aguja de la Sostenibilidad’, por Goutam Challagalla y Fréderic Dalsace (IMD). No se trata sólo de tener el mejor producto, sino de educar al cliente en su consumo. Los compromisos empresariales con la Sostenibilidad son continuos

Un número muy completo. Mi gratitud a Adi Ignatius y su equipo de HBR.

La última canción del año, ‘Te felicito’ de Shakira y Rauw Alejandro. “Te felicito, ¡qué bien actúas!”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.