Cómo cambiar tu vida con SOROLLA

Este fin de semana estoy viendo en Netflix ‘Presidente por accidente’, terrible y manido título para una miniserie francesa muy interesante y divertida (‘En Place’, en francés). Es la historia de un activista de los suburbios que se convierte, con la ayuda de un asesor, en el primer presidente negro de Francia. Creada por François Uzan (Lupin) y Jean-Pascal Zadi, (Craignos y Todo negro). Protagonizada por el conocido actor Jean-Pascal Zadi, con Eric Judor, Benoît Poelvoorde y Fadily Camara.

#MiLibroDeHoy es ‘Cómo cambiar tu vida con SOROLLA’, del periodista especializado en cultura César Suárez. El título se inspira, seguro, en ¡Cómo cambiar tu vida con Proust’ (2012) de Alain de Botton, un ensayo sobre uno de los mejores novelistas de todos los tiempos.

Don Joaquín Sorolla Bastida (Valencia, 1863 – Cercedilla, 1923), el pintor de la luz, es uno de mis artistas favoritas. Poco se conoce de su vida. Huérfano a los dos años de ambos padres (víctimas de la epidemia de cólera), fue acogido por sus tíos. De vocación artista, estudió en la Escuela de Artesanos de Valencia. En 1882 se dedicó a estudiar las obras de Velázquez en el Museo del Prado. Con 21 años alcanzó la gloria siendo premiado en la Exposición Nacional por su obra ‘Defensa del parque nacional de Monteléon’.

Un año después, en 1885, fue a París con su amigo el también pintor Pedro Gil, para aprender de la pintura impresionista. En 1888 se casó con su amada Clotilde en Valencia. Pintaba cuadros costumbristas como Vendiendo melones para ganarse la vida (este cuadro puede disfrutarse en el Museo Carmen Thysen de Málaga).

En 1889 Joaquín Sorolla y su esposa Clotilde marcharon a Madrid y durante los próximos cinco años alcanzaron renombre nacional. En 1900 ganó el Grand Prix de París y en 1905 abrió la Casa Sorolla (actual Museo Sorolla, en la calle General Martínez Campos). Viajó por Inglaterra y Francia, realizó exposiciones en Estados Unidos (San Luis, Chicago) y en noviembre de 1911 la Hispanic Society le encargó 14 murales sobre las regiones de España.

Como restratista, posaron para Sorolla Ramón y Cajal, Benito Pérez Galdós, Vicente Blasco Ibáñez, Antonio Machado, Emilio Castelar, el rey Alfonso XIII y el presidente de EE UU William Howard Taft, además de varios autorretratos.

Académico desde 1914, fue profesor de composición y color en la Escuela de Bellas Artes de Madrid. En 1920, mientras pintaba un retrato a la mujer de Ramón Pérez de Ayala, sufrió una hemiplejia que le impidió seguir con su pasión. Murió tres años después en su residencia veraniega de la Sierra de Madrid. Dejó como principal discípulo a Teodoro Andreu.

La casa de Sorolla se reabrió como Museo en 1932. Toda una carrera profesional la de D. Joaquín: 25 años de formación (1863-1888), una década de consolidación (1889-1899), otra de culminación (1900-1910) y la etapa final, hasta 1920.

Joaquín Sorolla fue un trabajador incansable, profundamente incansable, sanamente ambicioso y exigente, cuya pasión era pintar y estar con su familia. Vivió el desenfreno de la Belle Epoque, el Madrid de las tertulias y las zarzuelas, el desastre del 98, la I Guerra Mundial y el periodo de entreguerras. Un pintor condecorado muchas veces, que triunfó en la vida a pesar de sus dificultades en la infancia: es el poder del Talento.

En 2023, año Sorolla, César Suárez compone una biografía única que combina ensayo y ficción, elogiada por Luis Landero como novela apasionante y magníficamente escrita, además de como semblante riguroso.

¿Qué podemos aprender para “sorollizarnos” (si me permites el paralelismo con NADALÍZATE) a partir de la obra de César Suárez. Podemos aprender del pintor de la alegría muchos “cómos”:

  • Cómo sobrevivir al París de la Belle Epoque
  • Cómo ser [email protected] [email protected]
  • Cómo mantener la llama del Amor
  • Cómo amar tu tierra, aunque a veces te duela
  • Cómo ser siempre un/a buen/a [email protected]
  • Cómo ver lo que otras personas no ven (el momento del talento)
  • Cómo aprovechar los momentos importantes de la vida
  • Cómo llevar el mar en mente
  • Cómo aprender a morir tras una buena vida

Don Joaquín es un gran ejemplo de lo que en About My Brain llamamos “Liderazgo Brain-Friendky”. César Suárez se imagina una conversación entre Sorolla y Marcel Proust en el París de 1900 (el novelista francés tendría 29 años) y que le pasara a nuestro pintor su famoso cuestionario:

  1. ¿Cuál es el principal rasgo de su carácter? La impaciencia.
  2. La cualidad que más aprecia en un hombre: La lealtad.
  3. Y en una mujer: La confianza.
  4. ¿Qué espera de sus amigos? Que celebren conmigo los éxitos.
  5. ¿Su principal defecto? El exceso de emoción.
  6. Su ocupación favorita… ¿Me toma el pelo?
  7. Su ideal de felicidad… Una gran casa frente al Mediterráneo.
  8. ¿Cuál es su mayor desgracia? No poder pintar,
  9. ¿Qué le gustaría ser? Un anciano que pasea por la playa de Valencia del brazo de su mujer.
  10. ¿En qué país le gustaría vivir? No dejaría España ni por todo el oro del mundo.
  11. ¿Su color favorito? El blanco, con todos los matices de la luz.
  12. ¿La flor que más le gusta? La azalea.
  13. ¿Qué obra de arte le gustaría tener en su casa? El buey desollado, de Rembrandt.
  14. Su autor favorito en prosa: Benito Pérez Galdós.
  15. Su secreto de la felicidad: Tener algo que hacer.
  16. Su pintor favorito: Todo está en Velázquez.
  17. El pájaro que prefiere; La golondrina.
  18. ¿Un héroe en la vida real? Paso palabra,
  19. ¿Qué hábito ajeno no soporta? La pereza.
  20. ¿Qué hábito propio cambiaría? Tengo por costumbre un maldito dolor de estómago.
  21. Lo que más detesta: El pesimismo.
  22. ¿Qué le pone de mal humor? Todo lo que me impida trabajar.
  23. Un hecho de armas: La rendición de Breda.
  24. Una figura histórica que deteste: Nada que responder.
  25. Una virtud que desearía tener: La calma.
  26. Su mayor vicio: Me tengo por un hombre de costumbres equilibradas.
  27. ¿Cómo le gustaría morir? Pintando en la playa.
  28. Su estado de ánimo más habitual: Excitado.
  29. ¿Qué defectos le inspiran mayor indulgencia? Todos los que sean ajenos.
  30. Una máxima: “Las penas con Sol con menos penas”. Es mía.

Un precioso libro del que podemos aprender mucho. Mi gratitud a César Suárez.

Un admirable talento el de Sorolla, cuyo último mensaje a su amigo Pedro Gil-Moreno de Mora, en las postrimerías de su vida, fue: “Diviértete cuanto puedas haciendo el bien a todo el mundo. Te abraza un amigo”. Brújula moral, lección vital.

El pintor de la luz, cuya exposición “Sorolla a través de la luz” tendrá lugar del 17 de febrero al 23 de junio de 2023 en los salones de Génova del Palacio Real de Madrid, me sugiere ‘El universo sobre mí’, de Amaral (Pájaros en la cabeza, 2005). “Quiero correr en libertad, quiero encontrar mi sitio”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.