Diseñar el futuro y valorar la atención

¡Qué flojito nos está quedando el Davos pospandémico! El lema “Cooperación en un mundo fragmentado”, con 2.700 líderes de 130 países (más lo que lo vemos online) Esta “pasarela de nuevas tendencias” de la que tanto hemos aprendido durante 50 años, no ofrece mucho ni en su vertiente política (China, el nuevo poder dominador, ha enviado un viceministro; han estado la primera dama de Ucrania, la presidenta de la Comisión Europea, la PM de Finlandia, el presidente del Gobierno de España, el canciller de Alemania, el presidente de Ucrania y el PM de Grecia), ni en la empresarial ni en la social. ¿Hemos pasado lo peor? ¿Quién sabe?

Esta mañana he visto ‘Diseñar el futuro’ y ‘El futuro del empleo’, con José Mª Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, Gilbert Fossoun Houngbo, Pamela Coke-Hamilton, Martin J. Walsh, Saadia Zahidi (DG del WEF), moderados por Geoff Cutmore, Resiliencia en el mercado laboral, gran desbandada, oportunidades…

Probablemente las sesiones más interesantes hasta ahora, desde mi punto de vista, han sido

  • la de atracción del talento, con Hisayuki Idekoba (reclutador japonés de 47 años), Jo Ann Jenkins (CEO de la Asociación de [email protected] de USA, con 38 M de miembros), Claudia Azevedo (CEO de Sonae), Martin J. Walsh (Secretario de Trabajo de EE UU), moderados por Lynda Gratton (profesora de la London Business School).
  • la de Liderazgo en Latinoamérica, con Rodrigo Chaves (presidente de Costa Rica), Gustavo Petro (presidente de Colombia), Guillermo Lasso (presidente de Ecuador), Raquel Peña (VP de República Dominicana) y Fernando Haddad (ministro de Finanzas de Brasil).

“Vemos que las múltiples fuerzas políticas, económicas y sociales están creando una mayor fragmentación a escala mundial y nacional. Para abordar las causas profundas de esta erosión de la confianza, necesitamos reforzar la cooperación entre los sectores gubernamental y empresarial, creando las condiciones para una recuperación fuerte y duradera. Al mismo tiempo, debe reconocerse que el desarrollo económico debe hacerse más resistente y sostenible y que nadie debe quedarse atrás”, afirmó Klaus Schwab, Fundador y Presidente Ejecutivo del Foro Económico Mundial.

“El año que viene exigirá un sector privado astuto y un sector público ágil, y sangre fría en todas partes. Las tecnologías de vanguardia, como la inteligencia artificial, la electrificación renovable y la tecnología profunda, brindarán oportunidades para la investigación y el desarrollo, la innovación y el despliegue a gran escala, así como beneficios a gran escala para la productividad, la reducción de los precios y la descarbonización”, Azeem Ahzar, CEO de Exponential View.

“La bioingeniería es la próxima “tecnología de propósito general”. Al igual que la máquina de vapor e Internet antes que ella, la bioingeniería tiene el potencial de influir en toda una economía y alterar la sociedad a través de estructuras políticas, económicas y sociales”, Amy Webb, CEO del Future Today Institute

“Los supervivientes de la Segunda Guerra Mundial ya no están. Y las nuevas generaciones empiezan a dar por sentados los derechos y las libertades. Incluso en las democracias desarrolladas aumentan las fuerzas que cuestionan los principios de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Pero los derechos humanos no pueden defenderse de una vez por todas. Hay que proteger los valores de la civilización moderna. La paz, el progreso y los derechos humanos están inextricablemente unidos. Un Estado que mata a periodistas, encarcela a activistas o dispersa manifestaciones pacíficas supone una amenaza no sólo para sus ciudadanos. Un Estado así supone una amenaza para toda la región y para la paz en el mundo en su conjunto. Por tanto, el mundo debe responder adecuadamente a las violaciones sistémicas. En la toma de decisiones políticas, los derechos humanos deben ser tan importantes como los beneficios económicos o la seguridad. Este enfoque debe aplicarse también en política exterior”, Oleksandra Matviichuk, Premio Nobel de la Paz 2022.

“En la situación actual, las emisiones mundiales siguen aumentando de año en año y la suma de los compromisos de todos los países para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero sitúa al mundo en una senda catastrófica de más de 2,5 °C de calentamiento en el año 2100 (véase Climate Action Tracker). Lo que habría sido una tarea imponente, pero alcanzable, cuando la comunidad internacional se lo propuso por primera vez en París en 2015, se ha convertido ahora en algo casi insuperable”, Johan Rockström, Director del PIK (Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático).

“En un mundo cada vez más dividido se presta una atención renovada al papel de la ciencia en la diplomacia. La ciencia desempeñó muy bien este papel a mediados del siglo XX, por supuesto. La ciencia como empresa es más eficaz cuando se le permite superar las limitaciones geopolíticas; lo mismo puede decirse del sector empresarial. Con el aumento de las tensiones políticas en todo el mundo, existe la oportunidad de que la comunidad científica y de innovación se una a la comunidad empresarial para buscar formas de superar las divisiones políticas”, Magdalena Skipper, editora principal de Nature.

“Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, los océanos han sido un misterio: teníamos muy poca información sobre lo que había bajo el agua o incluso en la superficie. La proliferación de satélites y sensores en el agua, por poner sólo dos ejemplos, ha transformado nuestra capacidad para comprender los océanos y vigilar y gestionar las condiciones oceánicas -como las olas de calor y las mareas rojas- y las actividades humanas, como la navegación y la pesca”, Jim Leape, Codirector del Centro de Soluciones Oceánicas de Stanford.

#MiLibroDeHoy ha sido ‘EL VALOR DE LA ATENCIÓN’, del divulgador Johann Hari, elogiado por Oprah Winfrey, Hillary Clinton, Naomi Klein, Adam Grant y Stephen Fry. Estamos en una profunda crisis de atención, que Hari diagnostica, y debemos recuperar nuestra capacidad de concentración antes de que sea demasiado tarde. El TED sobre ansiedad y depresión de Johann Hari lo hemos visto más de 80 M de personas.

Para el autor hay doce causas por las que la atención nos la han secuestrado:

  1. El aumento de la velocidad, la alternancia y el filtrado (ruido a nuestro alrededor)
  2. La mutilación de nuestra “fluidez” (ni retos ni aprendizaje para elevar la capacidad, desde el compromiso, a la altura del desafío).
  3. El aumento del cansancio físico y mental.
  4. El desplome de la lectura sostenida (un privilegio verdaderamente raro).
  5. La alteración de las divagaciones mentales.
  6. El surgimiento de una tecnología manipuladora.
  7. El surgimiento del optimismo cruel (el “happysmo” que no tiene nada de optimismo inteligente).
  8. El estrés disparado, que desencadena la alerta,
  9. Nuestras dietas empeoran.
  10. Aumenta la contaminación.
  11. El aumento del TDAH y cómo respondemos a él.
  12. El confinamiento físico y psicológico.

Me complace comprobar que las soluciones tienen mucho que ver con lo que Silvia Damiano y un servidor proponemos en ‘Liderazgo Brain-Friendly’: hábitos de dirección, de cuidado y de desarrollo.

Estos nueve hábitos se resumen en cuatro bloques para “nadalizarnos”: autoinspirarnos, hacer equipo de verdad, ser [email protected] para ser [email protected] y decidir intuitivamente porque hemos entrenado para ello.

En honor a esta semana davosera, un tema de Paloma San Basilio: ‘La fiesta terminó’ (1985). “¿Para qué/ echar más leña a arder/ si el fuego se ha apagado/ ya, dímelo”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.