TODOS TENEMOS UNA HISTORIA QUE CONTAR

Ayer por la tarde, en el AVE Madrid-Alicante, disfruté del libro de Bisila Bokoko, ‘TODOS TENEMOS UNA HISTORIA QUE CONTAR’. Mi amiga Bisila es una gran emprendedora, una mujer valiente y una de las mayores expertas en diversidad cultual.

Su relato comienza con su bisabuela, una gran mujer, “una persona disruptiva avant la lettre“, que le enseñó el valor de la educación, del sentido de pertenencia y de la libertad. La madre de Bisila emigró de Fernando Poo (Guinea) a Valencia en 1966 y su padre cinco años después, a la edad de 19. De los padres, además de las características físicas, heredamos las heridas emocionales, que debemos detectar, aceptar y trabajar. En relación con nuestro linaje, debemos ofrecer liberación, perdón y gratitud. La autora nos enseña que el talento tiene mucho de inteligencia cultural. La historia familiar debe jugar a favor y no en contra, a través del storytelling.

Diversidad, divino tesoro. Bisila se ha enfrentado a la negritud como concepto desde pequeña, como adolescente, analizando las diferentes visiones del tema, leyendo mucho sobre panafricanismo, reconociendo el valor de la diversidad, de la empatía, de la diversidad cultural en las empresas, en la educación, en la crianza de nuestros hijos.

Su primera niñera fue la lectura, su primer viaje a África fue a través de los libros. Del autoconocimiento a las biografías y a la reflexión sobre lo que Áfrcia le (nos) aporta: la belleza, la fuerza espiritual, la familia, la alegría como actitud real, la comunidad (Ubuntu), la hospitalidad, la mujer poderosa, la imaginación.

Rendirse no es una opción. Bisila repasa sus primeros años en Valencia, trabajar en algo que no le gusta, el pasaporte a la ciudad de sus sueños (Nueva York), los tropiezos en la Gran Manzana, la conciliación familiar, la puerta que le abrió Walt Disney. “La perseverancia es la llave de tu destino”. Ser la primera directora negra de la Cámara de Comercio de España en EE UU (de un NY hostil a uno glamuroso), el poder del networking… y luego el despido (caída desde el Empire State): la arrogancia no es una buena consejera, las malas amistades, sentirse perdida. “Quien abandona sus sueños muere”. Bisila supo abandonar el perfeccionismo, el síndrome de la WonderWoman”,

El miedo, nos enseña Bisila, es un gran maestro, Miedo al fracaso, a la pérdida de autonomía, al que dirán, al rechazo, a no tener dinero, a hablar en público, al cambio, a lo nuevo, a la crítica, al éxito. ¿Qué harías si no tuvieras miedo? Entre otras cosas, decir “te quiero” a quien amas.

Así surgió la emprendedora que hoy es Bisila: BBES. Una coach formidable, embajadora de marca, con ideales renacentistas. Una speaker y mentora de mucho talento.

Yo soy mi casa. De pequeña “lo tenía todo”: mujer, negra y gorda, con baja autoestima. Tras quererse y aceptarse, hoy cuenta con un “círculo sagrado” (el capítulo que más me ha gustado de este espléndido libro): la bondad de su madre, la positividad de su padre, sus hermanos como “príncipes de mi corazón”, sushijos: “El reino de mi existencia” y su marido, Ulrich, como “el castillo de mi alma”. Y amigos animadores, locos, empujadores, aventureros. leales.

Bisila Bokoko es toda una marca. Ha elegido ser especial además de diferente, ha emprendido “el viaje del héroe”, ha evitado a los enemigos en su caminos y mira la marca con empatía y humildad.

Tienes que encontrar esa historia que quieres ser, es el consejo final de Bisila en el libro. Un texto extremadamente recomendable.

Bisila Bokoko es una de las mentoras del programa Helathy Leaders que dirige Karina Salas y que no te deberías perder. Gracias, Bisila, por tu amistad y tus enseñanzas.

Bisila suena a África, como la canción de Shakira de nuestro Mundial.

Un comentario sobre “TODOS TENEMOS UNA HISTORIA QUE CONTAR

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.